IVA deducible en la adquisición de un turismo afecto parcialmente a la actividad.

Es muy común que el empresario o profesional adquiera un vehículo que usa tanto para su actividad como para fines privados. En estos casos se plantea la cuestión de poder deducirse el IVA soportado  o al menos una parte.

Pues bien , Hacienda  mantiene su postura de admitir  la deducción de una parte del importe del IVA. Si no es posible probar una afectación superior ( o inferior)  se presume el 50%. La carga de la prueba la tiene el que alegue una afectación distinta.

pexels-photo-120049.jpeg

 

 

Consulta DGT V2845-17, de 3 Nov.

En el ejercicio del derecho a la deducción de las cuotas soportadas por la adquisición del un turismo se admite la afectación parcial, que se presume al 50%, salvo que se acredite otro porcentaje de utilización distinto, superior o inferior.

Consulta Vinculante V2845-17, de 3 de Noviembre de 2017 de la Subdirección General de Impuestos sobre el Consumo

El consultante va a adquirir un vehículo turismo que afectará parcialmente a su actividad empresarial, y se cuestiona si es deducible en el IVA, el 50% de la cuota soportada en tal adquisición.

El adquirente mantiene que afectará parcialmente el vehículo a su actividad empresarial, lo que deberá probar, pero en el IVA, no se pueden educir las cuotas soportadas o satisfechas por adquisiciones de bienes que no se afecten, directa y exclusivamente, a la actividad empresarial o profesional, lo que sucede cuando se trata de bienes que se van a destinar a la actividad pero también a otras actividades de naturaleza no empresarial ni profesional por períodos de tiempo alternativos, o cuando además de utilizarse para fines empresariales o profesionales se destinan parcialmente a necesidades privadas.

Esta regla general cuenta con una excepción cuando se trata de vehículos para los que se admite la afectación parcial, que se presume al 50%, salvo que se acredite otro porcentaje de utilización distinto, superior o inferior. Y en este caso, el derecho a la deducción de las cuotas soportadas por la adquisición del vehículo, deberá ajustarse, sea cual sea el grado de afectación, a las demás condiciones y requisitos exigidos por la Ley del Impuesto, y especialmente, estar en posesión de la factura original emitida a su favor por quien realice la entrega o le preste el servicio.

Normativa aplicada: art. 95-tres (L 37/1992).

Anuncios

Algunos efectos colaterales del despido.

El artículo aborda unos interesantes supuestos que se dan en la realidad con bastante frecuencia y cualquier trabajador o trabajadora debería saber cómo actuar si le toca vivir esta experiencia.

1.-  ¿Qué hacer si la empresa “manda al empleado  al paro”?

Pues bien, no es más que un despido, a todas luces. La empresa que actúa así finaliza la relación y el hecho equivale una situación de despido. Por tanto el trabajador tiene derecho a reclamar una indemnización  y percibir la prestación por desempleo si cumple los requisitos. La empresa no tiene nada que prometer al respecto  ya que el derecho a la prestación por desempleo no depende de la voluntad de la empresa sino del cumplimiento de unos requisitos determinados (tiempo, cotizaciones, fin de contrato, etc.

2.-¿Qué hacer si se comprueba que la empresa ha dado de baja al trabajador en la Seguridad Social?

Estamos igualmente ante la situación en la que la empresa finaliza la relación laboral y a partir de este  momento habrá motivo para la impugnación del despido.

3.- ¿Qué hacer cuando se recibe la notificación de despido?

Lo recomendable es impugnar el despido dentro de los 20 días hábiles siguientes a la fecha efectiva del despido. No hay que dejar nunca transcurrir este plazo ya que sólo el despido declarado improcedente dará derecho a la indemnización prevista en la Ley. Los abogados recomiendan interponer en el mismo acto la demanda de reclamación de cantidad, para poder percibir todas las cantidades económicas pendientes a pesar de que el trabajador tenga un plazo de 12 meses para  presentar una demanda de reclamación de cantidad.

4.- Qué hacer cuando el despido toca a un representante de los trabajadores o miembro del comité de empresa?

En este caso el despido impugnado en plazo será declarado nulo con el resultado de la readmisión inmediata y con derecho a todos los salarios dejados de percibir.

La empresa “no te manda al Paro” sino que al finalizar tu contrato de trabajo (evidentemente por despido) tendrás derecho a percibir la prestación por desempleo que, si cumples los requisitos, te corresponderá, te prometa lo que te prometa la empresa.

Origen: Algunos efectos colaterales del despido: planteamientos y respuestas | Laboral | LawAndTrends

¿Cuanto recibiré de pensión de jubilación?

Para hacer nuestra planificación personal  conviene saber años antes de  cumplir la edad de jubilación  la cantidad que recibiremos por prestación  de jubilación.

LA COTIZACIÓN

Pues bien, conociendo nuestra base de cotización debemos hallar la base reguladora. La base reguladora se calcula en función de la base de cotización de los últimos años. Esta información viene detallada en la nómina del trabajador (o en las bases de cotización que haya establecido el autónomo), teniendo en cuenta las pagas extras, y se actualizan en función de la evolución del IPC.

El cómputo de los últimos años de base de cotización ha cambiado a partir  de la última reforma en el sistema de pensiones. Ahora  se computa un periodo  a partir de los últimos 15 años que va en aumento de manera progresiva desde 2013 y hasta que en 2027 alcance los últimos 25 años. De modo que, cada año, el período computable aumenta 12 meses y sumando todas las bases de cotización previstas se obtiene la base reguladora de este año. Con la reforma se propone alargar el periodo del cómputo de la base de regulación para no perjudicar a trabajadores que ganan menos en los últimos años de vida laboral.

El resultado de este cálculo se dividirá por el divisor correspondiente a cada año. Este divisor tiene en cuenta los 14 pagas que recibirá el pensionista  ya que en las 12 bases de cotización al año están prorrateadas dos pagas extras por lo que se dividen las sumas de las bases de cotización entre el divisor correspondiente a cada año. Es decir, el divisor se calcula como la suma de todos los meses computables, más las dos pagas extras multiplicadas por el número de años computables.

LOS AÑOS COTIZADOS

Además, para el cálculo de la base reguladora, habrá que tener en cuenta el número de años cotizados por el trabajador. Si el trabajador ha cotizado durante 15 años, tendrá derecho a acceder a la pensión pero no en su totalidad sino en un 50%. Este porcentaje aumentará un  porcentaje por  mes adicional  hasta alcanzar el 100% de la jubilación. Se necesitarán 37 años de cotización para alcanzar el 100% de la jubilación para 2027.

Por ejemplo, un trabajador autónomo que comienza a trabajar en 2016 y cotiza por la base mínima durante todo su período profesional,  si se jubilase en 2053, habiendo cotizado 37 años, recibiría el 100% de la jubilación y se tendrían  en cuenta los últimos 25 años de bases de cotización. Siguiendo así el sistema, recibiría 891,49 euros al mes en 14 pagas, teniendo en cuenta una actualización de un 1% anual. Si se retirase antes, percibiría un porcentaje correspondiente en función de los 891,49 euros.

Un pronto cálculo  conviene en todos los casos y con la ayuda de los datos que constan en la vida laboral y el servicio de autocalculador nos podemos aproximar a nuestra  futura pensión de jubilación.

Info@asesoriafiscalponte.com

Ser beneficiario de un seguro de vida sin saberlo.

pexels-photo-261625.jpegEsta situación puede ocurrir cuando los herederos de una persona fallecida ignoran que el difunto tenía contratado un seguro de vida y este desconocimiento podría ocasionar a los herederos pérdidas de miles de euros.

El Registro de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento

Pues bien, para averiguarlo existe el Registro de Contratos de Seguro de Fallecimiento, regulado mediante la Ley 20/2005 de 14 de noviembre, sobre la creación del Registro de Contratos de Seguros de cobertura de fallecimiento y el Real Decreto 398/2007 que la desarrolla.

Es un registro público, dependiente del Ministerio de Justicia cuya finalidad es suministrar la información necesaria para que pueda conocerse por los posibles interesados si una persona fallecida tenía contratado un seguro para caso de fallecimiento, así como la entidad aseguradora con la que lo hubiese suscrito.

De modo que cualquier persona que pueda tener la condición de beneficiario podrá dirigirse al Registro con la finalidad de reclamar la prestación derivada de la póliza de seguro.

En este Registro también figuran los seguros de vida y accidente que cubra la contingencia de la muerte.

 

Publicidad y acceso al Registro.
El Registro de Contratos de Seguros de cobertura de fallecimiento es público y podrá tener acceso al mismo cualquier persona interesada en obtener información acerca de si una persona fallecida tenía contratado un seguro para caso de fallecimiento y de la entidad aseguradora con quien esté suscrito.

El acceso al Registro sólo podrá realizarse una vez fallecido el asegurado, previa acreditación de tal circunstancia, y siempre que hayan transcurrido quince días desde la fecha de defunción.

El plazo durante el que estarán disponibles los datos en el Registro será de cinco años contados desde la fecha indicada en el párrafo anterior. No obstante, los datos relativos a contratos cuyas prestaciones hayan sido satisfechas por la entidad o entidades aseguradoras se cancelarán del Registro tan pronto como al órgano encargado de su gestión le sea comunicada tal circunstancia por la entidad aseguradora.

¿Cómo darse de alta en el registro?
Las entidades aseguradoras que celebren o hayan celebrado contratos de seguros relativos a los seguros de vida con cobertura de fallecimiento y a los seguros de accidentes en los que se cubra la contingencia de la muerte del asegurado, deben darse de alta en el registro para enviar periódicamente la información de los contratos.

Tal obligación resultará de aplicación tanto a las entidades aseguradoras españolas como a las domiciliadas en un país perteneciente al Espacio Económico Europeo que ejerzan su actividad en España en régimen de derecho de establecimiento o en régimen de libre prestación de servicios.

Para darse de alta en el registro hay que presentar un escrito en el:

REGISTRO GENERAL DE ACTOS DE ÚLTIMA VOLUNTAD
DIRECCIÓN GENERAL DE LOS REGISTROS Y DEL NOTARIADO
MINISTERIO DE JUSTICIA
Plaza de Jacinto Benavente, 3, 28012 Madrid

Según apartado 5 del Anexo I del RD 398/2007 de 23 de marzo.

Se facilita un modelo no obligatorio para este escrito: Modelo alta en el Registro (PDF. 21 KB)

Para más información de cómo darse de alta en el registro contactar con Centro de Atención al Ciudadano

Normativa.
Ley 20/2005, de 14 de noviembre, sobre la creación del Registro de Contratos de Seguros de cobertura de fallecimiento.
Real Decreto 398/2007, de 23 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 20/2005, de 14 de noviembre, sobre la creación del Registro de Contratos de Seguros de cobertura de fallecimiento.

Fuente: http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/Portal/es/areas-tematicas/registros/registro-contratos-seguros#id_1215198101115

¿Contrato laboral o mercantil?

Atento a las diferencias

Utilizar un contrato mercantil cuando realmente existe una relación laboral se conoce como un falso autónomo y tendremos que atenernos a las consecuencias. Las empresas suelen hacer sus cálculos y resulta que tener a un trabajador con contrato laboral implica costes altos: salario bruto, cotización a la Seguridad Social, bajas y vacaciones, despidos e indemnizaciones. En cambio un contrato mercantil implica pagar por los servicios prestados soportar IVA, en su caso, y listo.

Ahora bien, la relación laboral existe si se cumplen los requisitos para ella y la relación mercantil sólo puede existir si no hay una relación de dependencia sino una relación de igualdad entre dos partes.

 

Contratos laborales

Tal y como establece el artículo 1.1 del Estatuto de los Trabajadores:

La presente Ley (Estatuto de los Trabajadores) será de aplicación a los trabajadores que voluntariamente presten sus servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, denominada empleador o empresario.

Las notas fundamentales de la relación laboral son:

Dependencia. Para considerar que una relación de prestación de servicios es laboral debe llevarse a cabo dentro del ámbito de la organización y dirección del empleador, de forma que es el empresario el que puede modular permanentemente el contenido de la prestación exigible al empleado.

El concepto de dependencia conlleva: la subordinación a la persona con facultades de mando; el sometimiento a un horario y a normas disciplinarias; el seguimiento del rendimiento; el control de tiempos y la presentación de partes de trabajo o informes del mismo.

Ajenidad. Se aprecia fundamentalmente en que el resultado del trabajo no pertenece al empleador y también en que el trabajador no se ve afectado por el resultado económico del empresario ni por los riesgos que la empresa asuma.

Retribución. Para presumir la existencia de relación laboral es imprescindible que la actividad se preste a cambio de una retribución, cualquiera que sea la forma de la misma. La inexistencia de salario determina la ausencia del contrato de trabajo, aunque no es determinante la forma en que se perciba la remuneración

Carácter personalísimo. Para que consideremos una relación como laboral, es imprescindible que se especifique la persona que va a realizar la prestación. No es posible la sustitución de la persona del trabajador como contraparte de un mismo contrato de trabajo.

Asiduidad. El hecho de la asistencia habitual del trabajador al mismo centro de trabajo o la duración de los trabajos que realiza pueden ser indicativos de la naturaleza laboral de la relación, pero son solo indicativos, no notas esenciales.

Contratos Mercantiles

El denominado “contrato mercantil ” es un contrato de arrendamiento de servicios, por el cual una persona física o jurídica asume la obligación de prestar unos servicios por un precio cierto. Existen muchos tipos de contratos mercantiles y dentro de ellos, por la causa y forma del mismo destacamos el “contrato de prestación de servicios con un profesional autónomo” donde se establece una relación de igualdad entre dos partes, en la que una (el autónomo) se compromete a prestar un servicio determinado y la otra parte (la empresa), a satisfacer unos honorarios por ese servicio.

Para la existencia de un contrato mercantil, en contraposición a lo descrito respecto al contrato laboral:

No existe dependencia: El profesional sujeto a contrato mercantil ha de prestar servicios con medios y organización propia.Debe existir libertad horaria, autonomía e independencia en el trabajo desarrollado

El carácter personal no existe. Los trabajos concertados podrán ser realizados por personal a cargo del trabajador con contrato mercantil.

La retribución no estará sujeta a Salario Mínimo Interprofesional o convenios colectivos, limitándose a lo pactado entre las partes. En este caso, claro está, no existiría nómina, sino factura.

Se regirá el Código del Comercio, el Código Civil y el resto de leyes civiles.

 

TRABAJADOR CONTRATO LABORAL CONTRATO MERCANTIL
Normativa Aplicable Estatuto de los Trabajadores Código de Comercio
Resolución de conflictos Jurisdicción Social Jurisdicción Civil
Sueldo Nómina- Periódico Factura- Por servicio
Cotización a la Seg. Social Cotización al RGSS asumida en su mayor parte por el empresario Cotización al RETA o alta en Mutua a cargo exclusivo del autónomo
Horario/Jornada Establecido por la empresa sujeto a convenio colectivo y regulación por art. 34, ET Sin horario establecido
Dependencia de la empresa Total Parcial
Derechos vacaciones, bajas médicas y sus prestaciones, excedencias, reducciones de jornada, etc. Salvo lo regulado respecto a los TRADE No existen este tipo de derechos frente a la empresa a la que se presta servicios por cuenta ajena
IRPF Retenciones en nómina Porcentaje aplicable a la factura
IVA No Declaraciones trimestrales y anuales
Indemnizaciones Según el tipo de extinción, existen de varios tipos Salvo pacto expreso en el contrato. No existen indemnizaciones
Paro Si. El trabajador cotiza por el desempleo No. Solo en caso de abonar ese derecho
Vacaciones pagadas Si No

Consecuencias

Si se utiliza un traje mercantil para disfrazar una verdadera relación laboral, además de encontrarnos ante lo que se conoce como un falso autónomo tendremos que:

  • abonar una indemnización por despido improcedente en caso de reclamación de despido por parte del falso autónomo al final de la relación laboral Se considerará la existencia de contrato laboral desde que se dieron las características laborales en la relación.
  • pagar una sanción económica por no haber dado de alta en el RGSS al trabajador (entre 3.126 euros – 10.000 euros (art. 40.1.e.1. LISOS))
  • afrontar la posible reclamación de las cotizaciones de los últimos 4 años, más una sanción consistente en una multa equivalente al valor del 100% al 150% de dichas cotizaciones no ingresadas (art. 40.1.d.2 LISOS).

Fuente: http://cissactualidad.ciss.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbF1jTAAAkMjc1MLQ7Wy1KLizPw8WyMDQ3NDAyNztdLi1CJbd3dLU3MzU1-XILWCxOLictsw4yhLpzCQ6sy0Spf85JDKglTbtMSc4lS13MSSEqAWZ3-_EEcnH1co3zu10tbXMcQ1yNMRAC7A_-50AAAAWKE

 

Que hacer ante el acoso laboral

Opciones del trabajador ante el acoso laboral

 

Los mecanismos del mobbing pueden ser varios:

  • Ataques a través de medidas adoptadas contra el acosado, por las que se le limita las posibilidades de comunicarse con sus compañeros, o se aíslan o se cuestionan repetidamente sus decisiones o su trabajo.
  • Ataques a la vida privada del trabajador, a la que se hace responsable de los fallos en el trabajo.
  • Agresiones verbales consistente en la crítica permanente de su trabajo, o a través de gritos, insultos o levantar la voz repetidamente.
  • A través de la creación de rumores y su difusión en el centro de trabajo contra dicha persona.
  • Medidas organizativas del trabajo que resulten peyorativas para el afectado, asignación de tareas o encargo de funciones inadecuadas, degradantes o de imposible cumplimiento.

Origen: Que hacer ante el acoso laboral

TRABAJADORES AUTÓNOMOS

Hoy se ha publicado la ley 6/2017 de Reformas Urgentes del Trabajador Autónomo.

Los cambios introducidos entran en vigor a partir del 1 de enero de 2018.

En lo que se refiere a los gastos deducibles conviene tener en cuenta cómo se determinan estos gastos deducibles.

El artículo 11 de la ley modifica el artículo 30.2.5ª de la ley del IRPF, introduciendo los siguientes cambios en la determinación del rendimiento neto de actividades económicas en el régimen de estimación directa:

• Se da una regla objetiva para la deducibilidad de los gastos de suministros -agua, electricidad, gas, telefonía o Internet- cuando la actividad se desarrolle en una parte de la vivienda habitual del empresario o profesional. Sobre la parte del gasto que corresponda a los metros cuadros dedicados a la actividad en relación a los totales de la vivienda, se aplica el porcentaje del 30%. De esta forma, si tenemos una vivienda de 120 metros, de la cual dedicamos 30 metros a la actividad, y el gasto de suministro de agua es de 150€, el contribuyente podrá deducirse como gasto 150 x 0,25 x 0,3 = 11,25€, un 7,5%.
• Se aclara que son deducibles los gastos de manutención del contribuyente incurridos en el desarrollo de la actividad económica, con las siguientes condiciones:
– Se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería
– Se abonen utilizando medios electrónicos de pago
– No se supere el límite de 26,67€ al día si el gasto se produce en España y 48,08€ al día en el extranjero.  Estos límites serán el doble si se pernocta.

Fuente: Asesores Fiscales REAF-REGAF

info@asoriafiscalponte.com

 

¿Para que´sirve el domicilio social?

¿Para qué sirve el domicilio social?

Normativa aplicada
Ir a Norma RDLeg. 1/2010 de 2 Jul. (texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital)
TEXTO REFUNDIDO DE LA LEY DE SOCIEDADES DE CAPITAL

TÍTULO I. Disposiciones generales

CAPÍTULO II. Denominación, nacionalidad y domicilio

SECCIÓN 3.ª. Domicilio

Artículo 9. Domicilio.
Artículo 10. Discordancia entre domicilio registral y domicilio real.

Doctrina relacionada
Determinación del domicilio social de la sociedad anónima (IRIARTE IBARGÜEN, AINOA) Todo Sociedades Mercantiles , Editorial CISS
El Consultor Jurídico, Editorial Wolters Kluwer España

Cambio de domicilio de la sociedad anónima (IRIARTE IBARGÜEN, AINOA)Todo Sociedades Mercantiles , Editorial CISS
El Consultor Jurídico, Editorial Wolters Kluwer España

El domicilio social de una empresa es el lugar en que se halla el centro de su efectiva administración y dirección, o en el que radique su principal establecimiento o explotación. Este ha de figurar en las escrituras de la sociedad y para modificarlo solo es necesario el acuerdo de los administradores, (o en caso de previsión expresa en contrario de los estatutos, su aprobación en Junta), su confirmación mediante documento público y su inscripción en el Registro Mercantil.

Puede haber casos en los que el domicilio social sea sólo en centro de administración y no donde se realice efectivamente la actividad. Sin embargo es importante destacar que cuando el domicilio social y fiscal no coincidan es el domicilio social el que determina en que Registro Mercantil han de inscribirse los actos y las cuentas societarias y eso, entre otras muchas funciones, tal y como podemos observar en la tabla que reproducimos a continuación.

http://bit.ly/2yBE8n6

diariolaley – Documento

 

CITA:

Considero que el art. 155 incorpora una institución de especial trascendencia, instrumento unilateral y asimétrico en manos del Poder Central («medio extraordinario de coerción», STC 49/1988 (LA LEY 3669-JF/0000)), y cuyo empleo requiere prudencia política, lo cual no significa que no deba de ser puesto en práctica de modo constitucionalmente adecuado si la situación lo exigiera, y no resultara aconsejable la utilización de otras posibilidades menos radicales.

Origen: diariolaley – Documento