Vale la pena recurrir

Varapalo gracias a la doctrina del TJUE.

El TJUE se opone a la postura de un  tribunal económico de Alemania respecto de la posibilidad de deducir IVA de facturas incorrectas.

Según el Gobierno alemán, de las disposiciones de la Directiva IVA se desprende que el derecho a deducir sólo puede ejercitarse cuando se cumplen simultáneamente dos requisitos. Por una parte, el derecho a deducir debe haber nacido, en el sentido del artículo 167 de esta Directiva y, por otra parte, el sujeto pasivo deberá cumplir las condiciones previstas en el artículo 178 de la misma, entre las que figura estar en posesión de una factura expedida conforme a lo dispuesto en los artículos 220 a 236 y en los artículos 238, 239 y 240 de dicha Directiva. Pues bien, cuando se rectifica una factura, estos dos requisitos sólo se cumplen en el momento de dicha rectificación, y no en el momento en que se expidió la factura inicial. De ello se desprende que el derecho a deducir sólo puede ejercitarse en el momento de la rectificación.

El  Tribunal de Justicia  responde a las cuestiones planteadas por el Niedersächsisches Finanzgericht de la siguiente manera:

«Los artículos 167, 178, letra a), 179 y 226, punto 3, de la Directiva 2006/112/CE del Consejo, de 28 de noviembre de 2006, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido, deben interpretarse en el sentido de que se oponen a una normativa nacional, como la controvertida en el litigio principal,…

Considera, pues, que  la rectificación de una factura para incluir un dato obligatorio puede tener efectos retroactivos,  de modo  que el derecho a deducir puede ejercitarse en relación con el ejercicio en que se emitió esta factura.

Considera justamente que:

A este respecto, los Estados miembros podrán establecer medidas que sancionen la omisión de datos obligatorios, a condición de que dichas sanciones se ajusten al principio de proporcionalidad, así como medidas que limiten en el tiempo la posibilidad de rectificar una factura errónea o incompleta, siempre que tales medidas se apliquen de igual forma a los derechos análogos en materia fiscal basados en el Derecho interno y a los basados en el Derecho de la Unión (principio de equivalencia) y no hagan en la práctica imposible o excesivamente difícil el ejercicio del derecho a deducir (principio de efectividad).»

Fuente: http://curia.europa.eu/juris/document/document.jsf?text=&docid=174422&pageIndex=0&doclang=ES&mode=lst&dir=&occ=first&part=1&cid=841336

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s